¿QUÉ ES LUPUS?

  • Inveder

  • /
  • LUPUS

Haga click en la pregunta para ver la respuesta

El lupus es una enfermedad autoinmunitaria. Esto significa que afecta el sistema inmunitario. El sistema inmunitario es como un ejército con cientos de soldados. Su trabajo es combatir las substancias ajenas o extrañas en el cuerpo, como son los gérmenes y virus. Pero cuando hay una enfermedad autoinmunitaria, el sistema inmunitario está fuera de control. El resultado es que el cuerpo comienza a atacar a las células saludables, no a los gérmenes.

El lupus no es contagioso, es decir, usted no puede contagiarse a través de otra persona. No es un tipo de cáncer, ni está relacionado al SIDA. El lupus es una enfermedad que puede afectar muchas partes del cuerpo. Cada persona reacciona de manera diferente. Una persona con lupus podría tener las rodillas inflamadas y fiebre. Otra persona podría estar cansada todo el tiempo o tener problemas con los riñones. Una tercera podría tener una erupción en la piel. El lupus puede involucrar las articulaciones o coyunturas, la piel, los riñones, los pulmones, el corazón o el cerebro. Si usted tiene lupus puede tener afectadas dos o tres partes del cuerpo. No es común que una persona tenga todos los síntomas posibles.

El sistema inmunitario está diseñado para combatir las substancias ajenas o extrañas al cuerpo. En las personas con lupus, el sistema inmunitario se afecta y ataca a las células y tejidos sanos. Esto puede causar daño a varias partes del cuerpo como:

  • Las articulaciones
  • La piel
  • Los riñones
  • El corazón
  • Los pulmones
  • Los vasos sanguíneos
  • El cerebro

Existen varios tipos de lupus. El más común es el lupus eritematoso sistémico, que afecta a muchas partes del cuerpo. Otros tipos de lupus son:

Lupus eritematoso sistémico (LES) (“systemic lupus erythematosus” o SLE, por sus siglas en inglés) es la forma más común. En muchas ocasiones se le llama simplemente lupus. La palabra “sistémico” significa que la enfermedad puede involucrar varias partes del cuerpo como podrían ser el corazón, los pulmones, los riñones, y el cerebro. Los síntomas del LES pueden ser moderados o severos.

Lupus discoide o cutáneo (“discoid lupus erythematosus”) afecta principalmente la piel. Puede aparecer una erupción de color rojizo o pueden haber cambios en el color de la piel en la cara, el cuero cabelludo o en cualquier otra parte del cuerpo

Lupus eritematoso cutáneo subagudo—causa llagas en las partes del cuerpo que están expuestas al sol

Lupus secundario a medicamentos (“drug-induced lupus”) es causado por algunos medicamentos. Es parecido al lupus sistémico, pero los síntomas son usualmente menos severos. En la mayoría de los casos, la enfermedad desaparece cuando se deja de tomar el medicamento. Hay más hombres que desarrollan este tipo de lupus porque los medicamentos que lo causan (la hidralazina y la procainamida) son utilizados en el tratamiento de afecciones del corazón que son más comunes en los hombres.

Lupus neonatal—un tipo raro de lupus que afecta a los bebés recién nacidos.

Cualquiera puede tener lupus pero sabemos que muchas más mujeres que hombres lo tienen. Las mujeres de raza negra tienen tres veces más probabilidad de tener lupus en comparación con las mujeres de raza blanca. El lupus es más común también entre las mujeres hispanas o latinas, asiáticas e indígenas americanas. Tanto las personas de raza negra como los hispanos o latinos tienden a desarrollar el lupus a una edad más temprana, y al momento del diagnóstico presentan más síntomas (incluyendo problemas con los riñones).

Además, ellos muestran una tendencia a desarrollar enfermedades más severas que las que desarrollan las personas de raza blanca. Por ejemplo, los pacientes de raza negra tienen más convulsiones y ataques cerebrovasculares mientras que los pacientes hispanos o latinos tienen más problemas del corazón. Nosotros no sabemos por qué algunas personas parecen tener más complicaciones con el lupus que otras.

El lupus es más común en mujeres entre las edades de 15 a 44 años. En general, éstos son los años en que las mujeres pueden tener hijos. Los científicos piensan que las hormonas femeninas podrían tener algo que ver con el desarrollo del lupus. No obstante, es importante recordar que los hombres y las personas mayores también pueden desarrollar lupus.

No es común que los niños menores de 15 años tengan lupus. Una excepción son los niños nacidos de una mujer con lupus. Estos niños podrían tener problemas del corazón, el hígado o la piel causados por el lupus. Con el cuidado adecuado, la mayoría de las mujeres con lupus pueden tener un embarazo normal y un bebé saludable.

Se desconoce la causa del lupus. Las investigaciones demuestran que los genes juegan un papel importante, pero los genes solos no determinan quién padece de lupus. Probablemente existen varios factores que contribuyen a la causa de esta enfermedad.

El lupus puede ser difícil de diagnosticar. En muchas ocasiones se le confunde con otras enfermedades. Por esta razón, al lupus se le ha llamado “el gran imitador”. Las señales del lupus varían de una persona a otra. Algunas personas tienen sólo algunos síntomas, otras pueden tener más.

Los síntomas del lupus varían, pero algunos de los síntomas más comunes son:

  • Dolor o inflamación de las articulaciones
  • Dolor de los músculos
  • Fiebre inexplicable
  • Sarpullido enrojecido, más a menudo en la cara
  • Dolor de pecho al respirar profundamente
  • Pérdida del cabello
  • Dedos de las manos o de los pies pálidos o morados
  • Sensibilidad al sol
  • Hinchazón en las piernas o alrededor de los ojos
  • Úlceras en la boca
  • Hinchazón de las glándulas
  • Cansancio

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • Anemia (una disminución en los glóbulos rojos)
  • Dolor de cabeza
  • Mareo
  • Sentimientos de tristeza
  • Confusión
  • Convulsiones

Las personas con lupus pueden desarrollar otras afecciones, algunos ejemplos son:

  • Ataques cardíacos
  • Inflamación ocular
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
  • Fenómeno de Raynaud, una enfermedad en la cual los dedos de las manos y de los pies, la nariz y los oídos pueden desarrollar una sensibilidad inusual al frío, tornándose a veces blancos o azules al estar expuestos al frío.
  • Dolores musculares
  • Ganglios linfáticos hinchados
  • Pérdida del apetito
  • Síndrome de Sjögren, una enfermedad crónica que provoca sequedad en los ojos y boca. Las mujeres pueden sufrir sequedad vaginal
  • Depresión

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Cuando los síntomas aparecen se llaman brotes. Los brotes varían de moderados a fuertes. En cualquier momento pueden aparecer nuevos síntomas.

Se cree que ciertos factores pueden desencadenar la aparición del Lupus o causar un brote. Estos factores pueden ser:

  • Luz Ultravioleta (UV).
  • Ciertos medicamentos.
  • Infecciones.
  • Algunos antibióticos.
  • Hormonas.
  • Estrés acentuado.

Existen muchas razones para ello:

Es una enfermedad multisistémica. Para que una enfermedad de este tipo pueda ser diagnosticada tienen que existir síntomas en muchas partes del cuerpo y material de laboratorio que apoye la presencia de una enfermedad multisistémica.

Es una enfermedad que no se desarrolla rápidamente, sino que evoluciona despacio en el tiempo. Los síntomas van y vienen y, generalmente, lleva bastante tiempo acumular suficientes síntomas como para indicar la presencia de una enfermedad multisistémica.

Es conocida como la Gran Imitadora, porque imita a muchas otras enfermedades.

No existe un único test para el diagnóstico. De hecho, muchas personas pueden dar positivo en un test del Lupus, especialmente el de anticuerpos antinucleares, y no padecer la enfermedad.

Realmente no. Es tan solo un efecto secundario de ciertos medicamentos y no existe un criterio específico para su diagnóstico. Sin embargo, algunos síntomas pueden parecerse a los del LES, como el dolor articular y muscular, síntomas gripales como la fatiga y la fiebre, serositis (inflamación alrededor de los pulmones o corazón que causa dolor y malestar) y ciertas anomalías en los tests de laboratorios.

Una vez que la medicación sospechosa se interrumpe los síntomas desaparecen en una semana o dos. El Lupus Inducido por Drogas solo se puede diagnosticar después de la interrupción del tratamiento sospechoso y la desaparición de los síntomas.

Los medicamentos que pueden inducir al Lupus suelen ser aquellos utilizados para tratar enfermedades crónicas, por lo tanto, los pacientes con tratamientos prolongados tienen mas riesgo de sufrirlo.

Los síntomas aparecen pasados unos meses o incluso años de tratamiento. Las drogas de mayor riesgo como la procainamida o la hidralazina tardan de 1 a 2 años en inducir el Lupus en un 20% de los pacientes tratados con ellas. Con el resto de las drogas inductoras tan solo el 1% de los pacientes se verán afectados por el LEID.

Las similitudes de los signos y síntomas del LES y del LEID sugieren que los problemas inmunitarios son similares en ambas enfermedades.

El LEID aparece normalmente en hombres mayores de 50 años, debido a que éstos son más proclives a padecer enfermedades crónicas cuyo tratamiento requiere el uso de medicación inductora del LEIS. Por ejemplo, la procainamida o la quinidina se prescriben para las arritmias cardíacas, y la hidralacina para la hipertensión.

Sólo hay cinco medicamentos de los cuales existe prueba definitiva de su capacidad para inducir Lupus:

  • Procainamida -utilizados para las anomalías en el ritmo cardíaco.
  • Hidralacina utilizados para la hipertensión
  • Isoniacida nombre comercial es INH, utilizado para la tuberculosis.
  • Quinidina utilizado para las anomalías del ritmo cardíaco.
  • Fenitoína nombre comercial es Dilantin, se usa para los desórdenes convulsivos (ataques).

Cuando los síntomas aparecen, se llama un brote. Estas señales pueden aparecer y desaparecer. Usted puede tener inflamación y una erupción de la piel una semana, y no ver síntoma alguno a la semana siguiente. Usted se podrá dar cuenta de que sus síntomas se intensifican luego de haber estado expuesto al sol o después de un día largo de trabajo.

No existe una prueba específica para diagnosticar el lupus. Obtener un diagnóstico puede ser difícil y puede tardar meses o años. Para obtener un diagnóstico, su médico deberá considerar, entre otras cosas:

  • Su historial clínico
  • Un examen completo
  • Pruebas de sangre
  • Biopsia de la piel (mirando muestras de la piel en un microscopio)
  • Biopsia de los riñones (mirando el tejido del riñón en un microscopio).

Otras pruebas que detectan ciertos anticuerpos útiles para el diagnóstico del lupus o de otras enfermedades relacionadas son: el anti-Smith, el anti-ADN; o cuando se tiene lupus también es frecuente la presencia de: anticuerpos frente a fosfolípidos, incluyendo la cardiolipina; niveles de complemento bajos o reducidos; y marcadores de la inflamación.

Anticuerpos que reaccionan ante fosfolípidos, incluyendo la cardiolipina también son comunes cuando se padece de lupus.Se les asocia con el riesgo acrecentado de coágulos sanguíneos, derrames cerebrales y abortos no provocados frecuentes.

Con análisis de sangre se puede obtener la medición del nivel de proteínas de complemento. Los niveles de complemento por lo general son bajos o reducidos en personas con lupus.

Se pueden realizar otros análisis de sangre para el diagnóstico y como ayuda para el seguimiento de la actividad de la enfermedad.

Exámenes de riñón

Debido a que frecuentemente se desarrollan problemas renales, será necesario realizar un análisis de orina. Si se detectan proteínas, quizás se le pida que recoja la orina de 24 horas para analizarla. Si su médico sospecha que usted sufre de problemas renales, quizás le solicite una biopsia renal, que consiste en extraer y examinar una pequeña muestra de tejido de uno de sus riñones.

Examen cardíaco y rayos-X

Es probable que su médico le pida una radiografía de tórax o exámenes cardíacos, como un electrocardiograma (ECG) o un ecocardiograma, para determinar si la enfermedad está afectando los pulmones o el corazón.

No se sabe con seguridad. Existen informes sobre la aparición de brotes durante el embarazo, el ciclo menstrual, la ingesta de contraceptivos orales, y la terapia hormonal sustitutiva. Se sospecha que las hormonas juegan algún papel. De cada 10 enfermos de Lupus, 9 son mujeres, así que es posible que las hormonas tengan algo que ver, quizás afectando al sistema inmunitario.

No hay contraindicaciones absolutas en ninguna medicación para los enfermos de Lupus. El médico estará alerta para prevenir reacciones alérgicas a medicamentos y cualquier conexión entre brotes y anticonceptivos orales o de estrógenos.

Los enfermos de Lupus deberán tener cuidado con los antibióticos de sulfa. Estos medicamentos se prescriben para las infecciones del trato urinario y reducir el recuento de células sanguíneas resultando en un brote de la enfermedad. Para la gente con alergia probada a la sulfa, es desaconsejable el uso de Celebrex, un antiinflamatorio no esteroideo. Existen también diuréticos (Tiazidas) que contienen sulfa

El Lupus debe estar bajo control y en remisión antes de intentar quedarse embarazada. Hacerlo cuando el Lupus está activo puede desembocar en un aborto, parto prematuro u otros problemas muy serios. Aquellas mujeres que conciben después de 6 meses en remisión tienen menos posibilidades de tener un brote que aquellas que lo hacen con el Lupus activo.

Las mujeres con el Lupus en remisión tendrán serios problemas durante el embarazo que aquellas con el Lupus activo. Los niños se desarrollarán mejor y todo el mundo se sentirá menos preocupado.

¿El niño estará bien?

La experiencia nos dice que los niños serán sanos y normales. Actualmente más del 50% de embarazos con Lupus son completamente normales, mientras que el 25% de mujeres con Lupus darán a luz niños normales pero prematuros. Menos del 20% resultarán en pérdida de feto.

¿Mi hijo tendrá lupus?

Cerca del 33% de las personas con Lupus desarrollan un anticuerpo denominado anti-Ro o anti-SSA. El 10% de las mujeres con este anticuerpo, esto es el 3% de todas las mujeres con Lupus, darán a luz un niño con el síndrome conocido como Lupus neo-natal

El Lupus neo-natal no es Lupus El Lupus neo-natal (LN) consiste en erupciones transitorias anomalías en el recuento sanguíneo transitorias y a veces, anomalías en el latido del corazón. Estas últimas son bastantes raras pero son permanentes aunque pueden tratar. El Lupus neo-natal es la única anomalía congénita que se conoce en niños de madres con Lupus.

Para aquellos niños con LN que no padecen la anomalía cardiaca, los síntomas desaparecerán para la edad de 6 meses, y no reaparecerán jamás. Incluso aquellos con el problema de corazón se desarrollarán normalmente. Existe un 20% de posibilidad de que una madre que haya tenido un niño con LN vuelva a tener otro con el mismo problema. También hay una pequeña posibilidad de que desarrolle Lupus Sistémico más adelante.

El embarazo y los anticonceptivos para las mujeres con lupus

Las mujeres con lupus pueden tener y tienen bebés sanos. Es importante involucrar al equipo de atención médica durante su embarazo. Hay unas cuantas cosas que debe considerar si usted está embarazada o está pensando quedar embarazada: ∙ Entre las mujeres con lupus el embarazo se considera de alto riesgo; sin embargo la mayoría de estas mujeres tienen embarazos sin complicaciones.

  • Las mujeres embarazadas con lupus deben visitar al médico a menudo.
  • Un brote de lupus puede ocurrir en cualquier momento durante el embarazo.
  • Es importante la planificación antes del embarazo y la asesoría durante el embarazo.

Las mujeres con lupus que no desean quedar embarazadas o que toman medicamentos que pueden ser perjudiciales para el bebé tal vez deseen un método confiable para el control de la natalidad. Estudios recientes han demostrado que los anticonceptivos orales (pastillas) son inocuos para las mujeres con lupus.

En algunos casos, las mujeres con lupus pueden pasar autoanticuerpos a través de la placenta, lo que puede provocar una erupción cutánea en el bebé. Con el tiempo, la erupción desaparece, normalmente dentro de los seis meses del nacimiento del bebé. Un problema cardíaco muy raro puede presentarse en el bebé de una mujer que tenga este patrón de autoanticuerpos específico. Hable con su médico acerca de este riesgo y las opciones de tratamiento.

Si su médico le aconseja no quedar embarazada o si usted no desea tener hijos, es importante utilizar un método anticonceptivo dado que todavía existe la posibilidad de embarazo. Un embarazo no planeado durante un período de actividad de la enfermedad podría causar problemas de salud y exponer al feto a los medicamentos que toma para el lupus. El método anticonceptivo más seguro para las mujeres que padecen lupus es un diafragma que se utiliza con gel anticonceptivo.

Los diferentes síntomas del lupus deberán ser tratados por varios tipos de especialistas. Su equipo de profesionales de la salud puede incluir:

  • Médico de cabecera
  • Reumatólogos—médicos que tratan la artritis y otras enfermedades que causan inflamación en las articulaciones
  • Inmunólogos clínicos—médicos que tratan los trastornos del sistema inmunitario
  • Nefrólogos—médicos que tratan las enfermedades de los riñones
  • Hematólogos—médicos que tratan los trastornos de la sangre
  • Dermatólogos—médicos que tratan las enfermedades de la piel
  • Neurólogos—médicos que tratan los problemas del sistema nervioso
  • Cardiólogos—médicos que tratan los problemas del corazón y de los vasos sanguíneos
  • Endocrinólogos—médicos que tratan los problemas relacionados con las glándulas y las hormonas
  • Enfermeras o enfermeros
  • Psicólogos
  • Trabajadores sociales

Su médico elaborará un plan de tratamiento para atender sus necesidades. Usted y su médico deberán comprobar con regularidad la eficacia del plan de tratamiento. Informe a su médico inmediatamente en caso de que aparezcan nuevos síntomas y él le indicará si es necesario modificar el tratamiento.

La finalidad del plan de tratamiento es:

  • Prevenir los brotes
  • Tratar los brotes cuando ocurren
  • Reducir el daño a los órganos y otros problemas

Los tratamientos pueden incluir medicamentos para:

  • Reducir la hinchazón y el dolor
  • Prevenir o reducir los brotes
  • Ayudar al sistema inmunitario
  • Prevenir o reducir el daño a las articulaciones
  • Balancear las hormonas

Algunas veces se requieren, además de los medicamentos para el lupus, otros medicamentos para tratar los problemas relacionados con el lupus, tales como el colesterol alto, la presión arterial alta o infecciones. Los tratamientos alternativos son aquellos que no son parte de la norma de tratamiento. No se ha demostrado que este tipo de tratamiento sea eficaz para las personas con lupus. Consulte con su médico acerca de los tratamientos alternativos.

Los medicamentos son una parte necesaria del tratamiento para las personas con lupus. El fármaco específico que le recete su médico dependerá de: el grado de la enfermedad; y la actividad de la enfermedad. Con el tiempo, es probable que cambie el tipo y la cantidad de medicamentos recetados, según los signos y síntomas presentes.

Medicamentos antiinflamatorios no esteroides

Cómo actúan: los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINE) pueden ayudar a controlar la artritis y la inflamación asociada con el lupus. Algunos AINE se pueden obtener con receta, mientras que otros son de venta libre.

Algunos ejemplos de AINE incluyen: aspirina, ibuprofeno, naproxeno.

Efectos secundarios: los AINE pueden causar irritación gástrica, hemorragia gastrointestinal, úlceras o diarrea. Es probable que su médico le recete medicamentos antiulcerosos para protegerlo de los estos efectos secundarios de los AINE. Los AINE más recientes, se conocen como los inhibidores selectivos de la COX-2, pueden minimizar aún más los efectos secundarios gástricos.

Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad

Cómo actúan: los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), pueden utilizarse para tratar los síntomas del lupus, como: artritis, erupciones cutáneas, fiebre, fatiga, pleuritis (inflamación de la pleura o membrana que reviste de los pulmones).

La hidroxicloroquina es el FARME que se usa más comúnmente para tratar el lupus. Este fármaco, recetado para la enfermedad leve, puede disminuir el riesgo de propagación del lupus. Estos medicamentos en general se administran a largo plazo, dado que su interrupción puede exacerbar del lupus.

Efectos secundarios: entre los efectos secundarios más comunes de la hidroxicloroquina se encuentran náuseas leves, vómitos y diarrea.

Inhibidor específico del estimulador de linfocitos B

Belimumab (Benlysta) es el primer agente biológico aprobado para el lupus en cincuenta años.Administrado como infusión intravenosa, sirve para reducir el número de linfocitos B que parecen estar hiperactivos en los pacientes de lupus. Belimumab es un medicamento supresor de autoanticuerpos. Bloquea la actividad del estimulador de linfocitos B en las personas con lupus. Aunque a muchos individuos les ha servido, como es nuevo, se requiere de más investigaciones para determinar su seguridad y eficacia a largo plazo.

Corticosteroides

Cómo actúan: los corticosteroides (como la prednisona) son fármacos que controlan el sistema inmunológico y ayudan a reducir la inflamación. Están relacionados con el cortisol, una hormona que el cuerpo produce en forma natural y que controla muchas funciones necesarias del cuerpo.

Cuando el lupus se presenta de forma muy activa, es probable que su médico le recete dosis altas de glucocorticoides. Se pueden utilizar dosis más bajas para tratar el lupus cuando éste no comprometa los órganos internos. A medida que los síntomas y los resultados de los análisis de laboratorio mejoran, su médico puede reducir gradualmente la dosis.

Efectos secundarios: los efectos secundarios más comunes de la ingestión de altas dosis de glucocorticoides incluyen: aumento de peso, hinchazón de la cara, formación frecuente de hematomas, cicatrización lenta y cambios del estado de ánimo.

Otros efectos secundarios incluyen: retención de líquidos con hinchazón de las piernas, presión sanguínea alta, activación o empeoramiento de la diabetes, mayor riesgo de infección, muerte de tejido óseo (osteonecrosis), acné y en raras ocasiones, hemorragia gástrica.

El uso de corticosteroides durante un tiempo prolongado puede provocar: cataratas, glaucoma, debilidad muscular y disminución de la masa ósea (osteoporosis).

Otros medicamentos inmunosupresores

Cómo actúan: la mayoría de los fármacos inmunosupresores reducen la actividad del sistema inmunológico. Cuando el lupus afecta los órganos principales, a menudo se recetan estos medicamentos en combinación con corticosteroides. Esta combinación puede permitir una reducción en las dosis de los mismos. Los fármacos inmunosupresores que se usan más comúnmente son: azatioprina (Imuran), metotrexato y ciclofosfamida.

Efectos secundarios: estos medicamentos pueden provocar graves efectos secundarios. Si usted toma un medicamento inmunosupresor, debe hacerse análisis de sangre en forma regular, ya que el fármaco puede interferir con la formación adecuada de células sanguíneas. También puede contraer infecciones más fácilmente debido a que los medicamentos reducen la actividad del sistema inmunológico.

Es muy importante que usted asuma un papel activo en su tratamiento. La clave para poder vivir con lupus es estar informado acerca de la enfermedad y su impacto. El reconocer las señales de alerta antes de que ocurra un brote, le podrá ayudar a prevenir el brote o hacer que los síntomas sean menos fuertes. Muchas personas con lupus tienen ciertos síntomas justo antes de un brote, tales como:

  • Sentirse más cansado
  • Dolor
  • Sarpullido
  • Fiebre
  • Dolor de estómago
  • Dolor de cabeza
  • Mareo

Visite a su médico a menudo, aun cuando los síntomas no sean fuertes. Estas visitas le ayudarán a usted y a su médico a:

  • Estar alerta a los cambios en los síntomas
  • Predecir y prevenir los brotes
  • Cambiar el plan de tratamiento cuando sea necesario
  • Detectar los efectos secundarios del tratamiento.

También es importante encontrar maneras de lidiar con el estrés provocado por el lupus. El ejercicio y otras formas de relajamiento pueden hacer más fácil el lidiar con la enfermedad. Un buen sistema de apoyo social también puede ayudarle. Este apoyo puede provenir de sus familiares, amigos, grupos comunitarios o de los médicos. Muchas personas con lupus encuentran de gran utilidad estos grupos de apoyo. Además de brindarle apoyo, el participar en estos grupos puede ayudarle a tener más confianza en sí mismo y a mantener una actitud positiva. Es muy importante aprender más acerca del lupus. Está demostrado que los pacientes que están informados y participan activamente en su tratamiento:

  • Tienen menos dolor
  • Necesitan menos visitas al médico
  • Tienen más confianza en sí mismos
  • Permanecen más activos

Problemas renales

A veces, incluso con el uso de glucocorticoides y fármacos inmunosupresores, puede presentarse insuficiencia renal. Si esto sucede, se pueden eliminar los productos de desecho de la sangre mediante una diálisis. La hemodiálisis es un procedimiento que consiste en colocar catéteres en una arteria y una vena para filtrar la sangre a través de una máquina limpiadora. La sangre se extrae del cuerpo, pasa por una máquina que elimina los productos tóxicos y de desecho y luego vuelve al cuerpo.

La diálisis peritoneal ambulatoria continua (DPAC) es otro procedimiento de limpieza en el cual se coloca líquido en la cavidad abdominal a través de un tubo y luego se drena dicho liquido por el mismo tubo. Esto puede realizarse en el hogar, pero es necesario hacerlo bajo una estrecha supervisión dado que las personas con lupus corren un mayor riesgo de infección.

Cuando la insuficiencia renal es irreversible, es probable que se recomiende un trasplante de riñón. Este procedimiento a menudo puede permitir que una persona con lupus vuelva a su vida normal, aunque se requieren muchos medicamentos para prevenir el rechazo al riñón nuevo.

Problemas cardíacos

Las personas con lupus corren mayor riesgo de padecer de ataques cardíacos, dado que esta enfermedad puede dañar los vasos sanguíneos.

Otros factores de riesgo que pueden resultar en cardiopatías son: hipertensión (presión sanguínea alta), tabaquismo, obesidad, altos niveles de colesterol, altos niveles de homocisteína. Consulte a su médico acerca de las distintas formas de reducir o controlar estos riesgos.

Infecciones

Las personas que padecen de lupus tienen más probabilidades de contraer infecciones. Esto se debe al mal funcionamiento del sistema inmunológico o a los efectos secundarios causados por los medicamentos, en especial los corticosteroides y los fármacos inmunosupresores. En algunas personas con lupus, las infecciones pueden desencadenar exacerbaciones de la enfermedad. Para los que tienen lupus, las vacunas antigripales anuales u otras vacunas son importantes para protegerse contra las infecciones.

Exposición al sol

Está comprobado que la exposición al sol y a otras luces fluorescentes puede empeorar las erupciones cutáneas y otros problemas sistémicos vinculados con el lupus en algunas personas. Alrededor de un tercio de las personas que padecen esta enfermedad son sensibles al sol.

La exposición solar puede provocar exacerbaciones del lupus, que a su vez producen: fiebre, dolor de las articulaciones, inflamación del corazón, pulmones, riñones o sistema nervioso.

Sin embargo, una exposición al sol que resulte excesiva para una persona puede ser adecuada para otra. Los grados de sensibilidad al sol varían de una persona a otra.

Protección contra el sol

Unas cuantas precauciones simples pueden protegerle de las reacciones negativas a la exposición solar. Siga estos pasos para prevenir las erupciones relacionadas con el lupus y las quemaduras solares como consecuencia de la sensibilidad al sol.

Evite las actividades al aire libre durante las horas de mayor luz solar (generalmente de 10 de la mañana a 4 de la tarde). Use filtros o pantallas solares en forma regular.

Elija un producto con factor de protección solar (FPS) 15 o superior. Al igual que todos los maquillajes y lociones, los filtros solares pueden provocar reacciones alérgicas en algunas personas. Si presenta alguna reacción, deje de usar ese producto y pruebe otro diferente o consulte con su médico.

Escoja aquellos productos que bloqueen los rayos UVA y UVB (la etiqueta debería indicar si el producto bloquea estos dos tipos de rayos). Las puntuaciones de FPS se aplican solamente a la luz UVB; la exposición a la luz ultravioleta es mayor en altitudes más elevadas.

Si debe permanecer al sol, use un sombrero que lo proteja del sol directo y prendas que cubran sus brazos, piernas y pecho. Existen prendas hechas con telas especiales que no permiten el paso del sol.

Resequedad

Las mujeres posmenopáusicas con lupus o aquéllas que también presenten el síndrome de Sjögren secundario pueden experimentar resequedad vaginal. Los productos lubricantes y las cremas con estrógenos pueden ayudar a reestablecer la humedad y aliviar las molestias. Si usted padece resequedad vaginal, pregunte a su médico qué producto puede ser conveniente para usted.